1 de septiembre de 2007

Empate Clásico.

Y si señores, llegó el día tan esperado por los integrantes de esta locura. El día del clásico ya era una realidad y la tarde de sol a pleno hacia su aparición.
Reunión mosquitera en la que se juntaron los 3 móviles y la reaparición del funebrero le piantó un lagrimón a mas de uno.
Las fotógrafas, la barra, el bombo y la pirotecnia; eran los condimentos que prometían mucho.
Antes que parta la Caravana del glorioso Williams Kemmis, se pudo divisar en la ruta 9, al auto fantástico con una bandera de Canadá asomando por su ventana.
Llegados al predio del CAF, “Los borrachos de la porronal” coparon los alambrados con los trapos y empezaron a agitar los bombos (dije bom-bos, ni bomba ni bombita, bom-bos).
Táti, Negro-Nano, Mago-Koko-Pao y el Lolo arriba. Arrancaron en el banco Nico y el Bocha.
Todo listooo, arrancamos? Seeee jueeegaaa.
El Kemmis arrancó tranquilo, bien ordenado y con la posición de la pelota, situación que se daría por lo largo de casi todo el primer tiempo. Al equipo rival se lo notó nervioso e impreciso al evidenciar que estaba enfrentando a un equipo con historia y gloria en sus espaldas.
Exactamente al minuto nº 21, se desató la locura en las gradas de los Borrachos de la porronal. El sector derecho del campo de juego ve enarbolada una jugada deliciosa. El Mago toca con el Lolo y este abajo del arco comienza la locura. Gol carajoo, se metió un barra a la cancha y la gente estaba como loooka.
La igualdad de Barabajo llegaría después de que en una jugada confusa, el Nano (Javier Adelmar Gañan) quedará lesionado en el piso y Matías Ricardo Morinelli rematara de zurda al palo derecho del Táti.
Dos mazazos en una sola jugada y los ánimos cotizaban muy bajo.
Como Argentina sin el Diego en el 94`, el Kemmis reanudó el juego que atraía a multitudes.
Se fueron los primeros 30 min. y ahí al toque nomás empezaron los otros (se me están acabando los recursos).
En el segundo tiempo el equipo recién ascendido de la “D”, le perdió un poco el miedo al Verdinegro y comenzó a jugar mas y a tener la pelota.
La lesión del Moneda y muy pocas jugadas de gol fue lo que dejó este tramo final del encuentro y por lo consiguiente el clásico chico de la ciudad quedaba igualado en uno.

Paparazzis: Vamos por partes dijo Jack (el destripador)
-Rodrigo Vinassi del centro: nos comentó lo siguiente “yo los vi a los jugadores en un establecimiento de la calle Guemes escaviando a dos manos, para mi que también estaban meta faso pala y roinol pero eso no lo pude ver”.
-Adhelmira Fa. Solita: “Me quedé en el after (un solo after) como hasta las 7 y media de la madrugada y todavía seguían en el lugar. La verdad es que cuando las cosas van mal me indigna después pagar una entrada para ir a verlos. Ahora, te digo que si siguen bien como vienen, que siga la caravana mierda carajo”

-Se comenta, no es oficial, que en instancias previas al partido se vivieron momentos de tensión en una de las instalaciones del predio. Ya que la facción mas emblemática de la barra de “los borrachos de la porronal”, encabezada por el Rulo Sisterna y un jugador muy ligado a la barra (involucrado en amenazas contra árbitros), apretaron y hasta llegaron a golpear al arquero de Barabajo conocido como el “Cheto” Ledesma.
Estaría confirmada la presencia de mas jugadores del 1º equipo pero no se los daría a conocer para no ensuciar la carrera de profesionales.
“con la porronal no se jode, nos paramos de manos dos corchazos y a otra cosa. Si no quieren el auto fantástico lleno de plomo toquen de acá y lo arreglamos en la ruta” esas fueron las últimas palabras que escucharon testigos de la reyerta que se dio esta vez no en los quinchos del monumental sino en los baños del CAF.

-Se dejó esbozar en una radio local muy importante, que en los tramos finales del encuentro hubo tongo. Con mas miedo a perder que otra cosa, despilfarraron saña contra el buen obrar de las personas y un jugador de cada bando propuso al colegiado, terminar antes el partido. El árbitro aceptó con ganas ya que se le hacia tarde para llegar al mecánico en busca de su auto (se le habría clavado la crapodina de un Gordini que lo tiene de primavera, nunca taxi ni patrullero).

-En las inmediaciones de Mosquito se detonaron bombas [ :) ] de estruendo irritando así la tranquilidad de la sociedad comerciante.“Baaasta de PETARDOS” gritó una señora, tirando a la borda todo los planes nocturnos de un conocido personaje del entorno.

1 comentario:

nano dijo...

BUEN INFORME LUCHO